¿Por qué no puedo levantar la térmica de mi casa?

Publicado por: María Belén Bachur Illich En: Noticias En: Comentario: 0 Golpear: 282

La pregunta correcta sería: ¿por qué no conecta la térmica de mi casa al levantarla? 

¿Cuántas veces, de manera sorpresiva, “ha saltado la térmica” de su hogar? Esto sucede porque existe algún cortocircuito, ya sea en algún artefacto eléctrico, unión defectuosa de cable o similar. Cuando esto ocurre se debe revisar la instalación eléctrica por sectores para averiguar en dónde se encuentra el problema y así, poder solucionarlo cuanto antes. 

Si no se sabe cuál es el inconveniente, se recomienda desconectar todos los aparatos que tengamos enchufados. Una vez desenchufados, si se conecta el interruptor y este “salta” de nuevo, probablemente el problema se encuentre en el cableado eléctrico. Sin embargo, si al conectarlo la corriente eléctrica funciona con normalidad, podemos deducir que la falla se hallaba en alguno de los artefactos que estaban conectados. 

Desde ElectroAlem, les recomendamos siempre consultar con un electricista matriculado ante imprevistos. 

La llave térmica o interruptor termomagnético es básicamente una llave de seccionamiento destinada a proteger la instalación ante una falla en la misma. Posee dos partes en su interior: por un lado, la parte térmica que es la encargada de actuar contra los cortocircuitos y, por otro, la parte magnética que es la que resguarda al sistema de un recalentamiento en los cables ante un sobrecarga. 

No obstante, la llave no actúa sola. El disyuntor diferencial es otro componente fundamental de toda instalación eléctrica domiciliaria. Éste interrumpirá el flujo eléctrico cuando registre una diferencia entre la corriente entrante y la saliente del mismo. Ambos, en Argentina, son obligatorios.

 

Su principal diferencia reside en que el interruptor termomagnético protege a la instalación (los cables) del circuito donde está colocado. Por otra parte, el disyuntor diferencial está pensado para socorrer a las personas ante una fuga a tierra producida por un contacto accidental o por un elemento defectuoso, es decir, ante una descarga eléctrica. El interruptor termomagnético deberá instalarse posterior a este para evitar la rotura del mismo. 

El interruptor termomagnético no protege a las personas, mientras que el disyuntor no actúa frente a sobrecargas o cortocircuitos. Por eso, se dice que son complementarios.

Además, tanto las llaves termomagnéticas como los disyuntores vienen en distintos amperajes para elegir el adecuado acorde a los conductores que deberán preservar. En ElectroAlem les recomendamos los productos de Schneider, Steck y Conextube. Recuerden que pueden pedir su asesoramiento en nuestro WhatsApp +54 9 351 688 0713.
Artículo realizado en colaboración con Héctor Piva (Vendedor de Mostrador - ElectroAlem).

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Deje su comentario

domingo lunes martes miércoles jueves viernes sábado enero febrero marzo abril Mayo junio julio agosto septiembre octubre noviembre diciembre